Hotel La Paloma

“Hay en el conjunto global del tiempo en que se desarrolla la temática del “Hotel La Paloma” algo que nos hace pensar en “El siglo de las luces”, del cubano Alejo Carpentier y en “Cien años de soledad” de García Márquez, pues las cuatro generaciones con que José Luis Paniagua se sirve para el planteamiento y despliegue de su novela están utilizando el tiempo/espacio que abarca prácticamente una centuria, tal y como sucede en los dos citados títulos de los autores hispanoamericanos. De igual modo hay cierta analogía en cada uno de los personajes que aparecen con mayor carácter en “Hotel la Paloma” y en “Cien años de soledad”: ambos son las abuelas de su respectiva historia, ambos controlan y dominan el ambiente familiar y las dos pretenden imponer su criterio y dominio sobre cuantos parientes y allegados tienen a su alrededor dentro de una casa grande en el círculo de un pueblo, cuyo poder socio-económico familiar, aminora.

El principal espacio/ tiempo en que se desarrolla la novela se centra en décadas tan controvertidas y dispares para la historia española como son las que se inician con el primer enfrentamiento mundial hasta llegar a las pequeñas libertades de los últimos años del franquismo pasando por los de Primo de Rivera, la República, la Guerra Civil y los represivos que siguieron a ésta; áspero conjunto que repercutió en la sociedad española de aquel tiempo, máxime en lo que suponía el recinto de un pueblo relativamente grande.

No suele José Luis Paniagua, en “Hotel La Paloma”, describir paisajes ni ambientados escenarios sino situaciones y estados anímicos, sentimientos de los personajes a quienes define acertadamente en carácter y fisonomía. No le falta el sentido del humor, que mezcla con ironía.

Aunque de palabra directa, a veces hasta de confesión coloquial, no por ello el autor deja de utilizar giros metafóricos acogiéndose a símbolos que se unen a la naturaleza; incluso, surrealista en ocasiones. El descubrimiento del camarón, donde la abuela guarda las cosas más antiguas y extrañas para la mente de un niño, motiva páginas de muy buena literatura.

 Estamos ante una novela realista, un relato existencial donde su autor cuenta las cosas tal y como son.”

Nicolás del Hierro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>